Büchnerhaus, trenes y más trenes

21.08.2022. Tras un par de días pensando que hacer este domingo, he decidido viajar hasta Goddelau (Hesse) para visitar la casa donde nació mi escritor alemán favorito, Georg Büchner.

Büchnerhaus, Goddelau (Hesse)
Büchnerhaus, Goddelau (Hesse).

Una vez en la pequeña ciudad no ha sido difícil encontrar la casa, que fue construida en 1665, ya que hay carteles que van indicando el recorrido como miguitas de pan. Pero al llegar a la puerta, oh sorpresa, un cartel indicaba que, justo hasta hoy, la casa museo estaba cerrada por vacaciones. Lo único que he podido hacer es tomar algunas fotos de la casa. En fin, en otra ocasión será.

Estación de Riedstadt-Goddelau
Estación de Riedstadt-Goddelau.

La vuelta a Mainz ha sido lo más difícil. La puntualidad de los trenes alemanes no atraviesa este verano su mejor momento. Trenes cancelados, retrasos bastante largos, etc. Tenía que hacer transbordo en la estación Frankfurt Niederrad para tomar el tren con destino Wiesbaden. Los retrasos estaban hoy en pleno apogeo: trabajo de sustitución de railes en algunos tramos e incluso un incendio en otro. Pero no todo ha acabado ahí.

La guinda del día la ha puesto el futbol. El Eintracht Frankfurt jugaba hoy con el FC Köln un partido de la Bundesliga y la siguiente parada del tren que tenía que tomar era en el estadio del Eintracht. Como es fácil adivinar los trenes venían repletos de aficionados. Tan abarrotados que era prácticamente imposible subir a ellos sin ser estrujado por el resto de viajeros. Así que he tenido que dejar pasar varios trenes hasta que ha venido uno menos lleno y he podido subir a él. Al final he tardado más de dos horas en regresar.

En su newsletter semanal reseñaba hoy mi amigo Manel un video muy interesante sobre el envejecimiento y la vejez. Recuerdo que la primera vez en mi vida que empece a sentir que ya no era tan jovencito fue cuando debía tener unos 25 años y un niño me preguntó: ¿Señor puede decirme qué hora es? Han pasado muchos años desde entonces y ahora creo que empiezo realmente a parecer más viejo de lo que creo aparentar. Cada vez más a menudo intentan cederme el asiento en los trenes y tranvías. Yo, por supuesto, deniego amablemente el ofrecimiento.

Quizás te apetezca leer:
Frankfurt am Main

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies